Juana, la loca


Guadalupe Jerí, psicoanalista y psiquiatra contemporánea ha realizado un estudio sobre los episodios traumáticos por los que pasó Juana de Castilla. 

 

Desde varios puntos de vista, la psiquiatra ha analizado su posible comportamiento, recopilando documentos de la época, escritos de obispos, cartas y el diario de la propia reina. 

 

Lupe trae pruebas de que Juana fue una mujer pasional, fuerte y perseverante, con sentimientos profundos y verdaderos, reprimidos por los miembros de su familia.

 

 

La Reina fue castigada por señalar las injusticias y exigir respecto, encerrada de por vida por no actuar como los hombres esperaban de ella.

 

Juana de Castilla podría haber sido inducida a la locura por el complot llevado a cabo entre su padre, su marido y su propio hijo, todos ellos movidos por sus ansias de poder y por no saber comprender a su hija, esposa y madre.